Eritrasma

El eritrasma es una infección dermatológica de origen bacteriana y de carácter crónico que, en la amplia mayoría de los casos clínicos, se desarrolla en los pliegues cutáneos. De esta forma, las axilas, las ingles o las áreas del cuerpo donde se produce roce constante, enrojecimiento o sudoración excesiva, suelen ser las zonas afectadas por la enfermedad.

El eritrasma está causado por el Corynebacterium minutissimum y la apariencia del mimo son unas manchas o parches que tienden a una escamación leve. En un inicio, estas manchas se presentan en un color rojizo y suelen evolucionar hacia un color café. El aspecto es brillante y graso, con los bordes perfectamente definidos.

Estas lesiones, al producirse en zonas de gran contacto del cuerpo, son más comunes en poblaciones con climas cálidos, donde se suda más, en las personas que padecen obesidad o diabetes y producen picazón en gran cantidad de pacientes. También debemos decir que esta afección cutánea la podemos encontrar en cualquier raza, predominando en hombres adultos. Tiene un bajo índice de contagiosidad y cuando se transmite es a través de cepillos del cabello o toallas, por lo que es más fácil transmitirlo a la pareja o personas que conviven con el afectado.

A la hora de realizar el tratamiento, es necesario haber realizado con anterioridad un cultivo de raspados, un examen directo de las escamas o un examen con lámpara de Wood.

Una vez realizada la prueba médica, el tratamiento se basará en una limpieza exhaustiva de las manchas con un jabón antibacteriano, se aplicará tetraciclina o eritromicina en gel, ya que lo que estamos tratando es una bacteria y además son muy útiles los geles de peróxido de benzoilo.

Aunque el pronóstico de la enfermedad suele ser muy positivo y los pacientes de eritrasma presentan una recuperación completa, una vez pasado el tratamiento. Aún con esto, los afectados suelen recaer en algún momento de su vida.

Una forma óptima de prevenir el eritrasma es mantener una buena higiene corporal, llevar ropa limpia y seca, tener un peso saludable, huyendo así de la obesidad e intentar tener la piel lo más seca posible.


Seguirnos en Twitter